lunes, 11 de abril de 2011

Boabdil de Granada

Comenzaba a anochecer, desde la Alhambra se veían los montes de Granada.

Entonces Boabdil se quedo solo, mudo, mirando al cielo y las estrellas.

Una luz cegadora surco la noche, y se acerco a donde el estaba; de allí salio un aparato cilíndrico de metal.

-¡¡Pensé que no volveríais!!- chillo Boabdil.

Y entonces oyó una voz en su mete:

“Ya sabes cual es el precio que tienes que pagar, quince mil monedas de oro y ocho mujeres para hacer experimentos”

-Lo de las mujeres puedo entregároslo la semana que viene, pero las quince mil monedas me son muy difíciles, casi imposible.

Del aparato salio un halo de luz y de allí surgió un ser grisáceo, de la altura de un niño y con grandes ojos ovalados.

“No tenemos mas tiempo, las necesitamos para mañana”

-Para mañana me es imposible- replico Boabdil

“Entonces no hay trato, Granada será conquistada, no os ayudaremos, y pasaras a la historia como el musulmán mas cobarde del mundo”

Boabdil se quedo pensativo mientras el carro volador se alejaba, había sellado su destino en los libros de Historia.

1 comentario:

Jorge dijo...

nunca había leído ciencia ficción histórica xD