sábado, 13 de febrero de 2010

SUNDAY

Sunday Emmanuel se levanto a las seis de la madrugada; el sol aun no había salido.

Se vistió con una camisa de cuadros y unos vaqueros y se puso las gafas; pronto salio del su pequeña tienda y cogio su bulsko; viajo unos kilómetros en pocos segundos mientras veía los campos de estados unidos, ahora secos y desérticos.

Ahí lo vio; era el árbol de carne, se bajo y sobre el desierto activo una pequeña maquina que comenzó a escupir agua.

Estuvo regándolo a conciencia mientras tomaba muestras de aquí y allí; mientras su cabeza rememoraba su infancia.

Tendría diez años y estaba en Marte, la atmosfera era muy densa y hacia muchísimo calor, iba sin zapatos y sus pies ardían; entonces tropezó y cayo al suelo victima del cansancio y el hambre y escupió sangre a la arena roja.

-¡Levántate puto negro!- dijo una voz grave e inquisitoria.

Y antes de que pudiese levantarle había sufrido un latigazo como una descarga; mientras los demás se alejaban; pensó en la muerte y el dolor, pero sin embargo vio algo en el ultimo momento; un chico enorme de unos quince años había cogido por el cuello a ese hombre blanco y ahora le estrangulaba.

Ahora, pasado el tiempo ese mismo hombre acababa de llegar y estaba junto a el en medio de aquel desierto, lejos de las tiendas

-Aun sigues regando esa mierda.

-Veras Hututi: Conseguir entender y controlar los árboles de carne nos permitirá el dominio sobre el hombre blanco

-Tonterías dijo Hututi y escupió al suelo

El sol salio y poco después los dos hombres volvieron a las tiendas para seguir planificando la conquista de estados unidos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola Iñaki,
Soy Begoña.
He entrado en tu blog. Creo que escribes muy bien pero reflejas mucho pesimismo. Desde luego el nombre del blog no me gusta nada, que quieres decir con eso de un lugar antes del suicidio? no parece propio de un chico de 25 años que tiene toda la vida por delante

DOS DE ESPADAS

Desde que nació estaba preparado para este momento, cumplir los 14 años significaba en su pueblo someterse al desafío que todos los varone...