sábado, 14 de noviembre de 2009

La Criatura

-¡Mama, mama! No encuentro a las ovejas-

La madre miro a su Joaquín, el pequeño pastor mejicano de unos 12 años.

-Bueno, ya es tarde; puedes entrar en casa.

El joven entro contento comió una escasa pero dulce cena y después se fue a acostar.

Sin embargo esa noche no fue igual que las demás; las ovejas balaron intensamente; Joaquín no pudo pegar ojo y cuando miro a la ventana vio algo extraño.

Algo parecía estar asustando a las ovejas, algo bípedo y oscuro, algo con unos colmillos llenos de sangre.

Aquella noche no pudo dormir pero se la paso con la cabeza debajo de las sabanas y abrazado a la almohada.

Al día siguiente su madre junto con unos cazadores observaron la escena:

Veinte ovejas muertas con unos incisivos clavados en la nuca.

-Perros…-dijo un cazador- malditos perros.

Ese mismo día una partida de cazadores trajo los cadáveres de 3 grandes y negros perros; pero aun así Joaquín no pudo conciliar el sueño la siguiente noche recordando la imagen de la criatura bípeda.

No hay comentarios: