lunes, 6 de octubre de 2008

El Perrito de Peluche

Caroline cumplia ocho años cuando le regalaron aquel perro de peluche por su cumpleaños, pero lo dejo a un lado centrando mas su interes en aquella consola nueva en color y lo dejo en el armario junto a los demas peluches junto al elefante con la trompa de colores y el oso azul

Una vez hubo acabado su cumpleaños cansada de tanto abrir regalos, gritar, reir y jugar con otras niñas acabo cansada, su madre la dio dos besos antes de dormir y su padre un cuando ya estaba en la cama y se quedo en la oscuridad, pero no se podia dormir, pero no era porque estuviese nerviosa porque acababa de tener un dia muy nervioso jugando con sus amigas sino porque notaba que alguien la observaba, pero no era el sentimiento intimidatorio de una presencia hostil y allanadora sino de un nuevo amigo que la protegia y la bendecia en su cama, se sentia embriagada y cuidada, como si fuese una noche mas magica que ninguna la de su cumpleaños

Desde la otra pared el perro de peluche la observaba con cariño

Pero no fue hasta unos meses después que Caroline termino de drase cuenta de que realmente tenia un precioso ser protector en su habitación, a pesar de que ya lo habia notado todos esos meses, fue después de un enfado grande con su madre en la que la mando a su habitación castigada sin salir con sus amigas cuando llorando harta de rabia y de impotencia asubio a su cuarto y vio al perrito de peluche, lo habia visto otras veces, alli quieto entre el oso y el elefante, siempre quieto, sin embargo sus ojos de vidrio no eran como los de los demas peluches que miraban al vacio sino los de el la miraban a ella, sintio otra vez aquella sensación extraña de sentirse observada por aquel ser magico, se acerco lentamente a el, consciente de lo imposible, que un muñeco de peluche la pudiese mirar y le acaricio la cabecita lentamente entonces oyo un ronroneo que entendio que en su lenguaje queria decir “me gusta”, lo sintio como como algo que le llegase al corazon mas que algo que le llegase al oido, ademas no era un sonido demoniaco sobrenatural sino calido y familiar, se acerco mas a el y lo achucho y escucho que le dijo que el la queria y tenia que sentirse bien por el, Caroline se quedo mas calmada aquella tarde cogio al peluche y lo apreto contra su pecho y le pregunto “como es que puedes hablar” y el contesto en su lenguaje: “puedo hablar porque en realidad no soy de aquí, vengo de un lugar muy lejano”. “ Y que lugar es ese” pregunto ella. “No puedes ir, pero te lo puedo mostrar, pero tienes que prometerme que no se lo contaras a tus amigas ni a tus padres ni a tus amigas ni a nadie” “Vale te lo prometo”

En ese momento Caroline vio como las luces de su cuarto se apagaban y una nueva luz se encendia, vio que estaba sobre algo, poco a poco se fue viendo la luz, vio que estaba sobre un cielo lleno de nubes amarillas miro a su alrededor y se respiraba una atmosfera de aromas frescos y dulces, miro hacia abajo y vio unas enormes praderas moradas enormes, que se perdian hasta el horizonte, entonces los vio, multitud, quiza millares de seres se movian en esas colinas muy debajo de donde estaba ella, entonces la luz se apago y volvio a iluminarse y volvia a estar en su cuarto

Miro al perrito de peluche y este le dijo: “Entonces ahora me crees” “Si te creo”- respondio ella “Y no se lo contaras nunca a nadie” “No te lo prometo” “Eso esta bien” dijo el en su lenguaje

Caroline estuvo esos años de su vida compartiendo ambos mundos, el de sus amigas, sus novios, sus padres, sus hermanos y el de su sobrenatural amigo, todos los dias siempre que algo malo la sucedia o sabia que no podia contar con el mundo exterior recurria a el y todos los problemas y adeversidades desaparecian


Hasta que paso lo que tuvo que pasar ahora Caroline cumple 20 años y ya no vive con sus padres y acaba de hacer el amor con el hombre de su vida, vive en un piso alquilado y su amigo ha pasado a un lugar secundario debajo de un baul junto a otros muñecos de la infancia, esa noche mientras duerme oye un murmullo en el salon

Caroline cree que es un sueño de todos modos se levanta sin despertar a su novio pero cuando llega al salon se asusta, ve a un hombre de un metro noventa con una cabellera roja muy larga los ojos verdes y una belleza sobrenatural, le tapa la boca y la empotra contra la pared, ella intenta gritar y le mira asustadisima

El dice “Nunca pense que te hubieses olvidado de mi”, entonces ella empieza a recordarlo todo y se asusta aun mas, no queria pensar que aquel ser siguiese existiendo, ya no le necesita “ya eres toda una mujer y ya puedes venirte conmigo como princesa de mi reino ¿te gustaria venir? Siempre te he amado.” “No puedo, tengo a alguien que esta conmigo” El la mira lleno de odio y la dice “Te arrepentiras” Y desaparece en la oscuridad de la noche. Ella se queda dolida con un grave sentimiento de nostalgia y poco a poco va vlviendo al mundo real

Hoy Caroline tiene 45 años, esta divorciada, trabaja de funcionaria y esta harta de la vida, hoy su hija cumple al dia siguiente 20 años, al pasar por su cuarto ve en la cama un delgado y harapiento muñeco en forma de mono, entonces se le queda mirando de manera rara y entonces enloquece y se arrodilla a los pies de la cama y empiezo a llorar a lagrima viva “por favor, llevame”, le ruega una y otra vez a gritos, a sollozos, de manera patetica y lamentable durante media hora, tras ver que no hay respuesta desiste y con un extraño sentimiento de nostalgia abandona la habitación

“Te dije que te arrepentirias” Se oye en un lejano murmullo

Al dia siguiente, se oye por la mañana a su hija hablar con una amiga por el movil, quiere decir que ella tambien sigue aquí y suspiro contenta

No hay comentarios: